Dia 2º "¿Qué pide hoy San Juan de Dios a los voluntarios?"

( Da. Gracia Mª Polo Gatitán )

Ya sabemos que cuando Juan de Dios salió del Hospital Real, tras su conversión, tenía clara su misión de "crear un hospital diferente". Juan quería conocerles, acogerles, respetarles e incluso reconciliarles con su vida y con Dios. Pero Juan era pobre, casi tanto como las personas que acogía; por eso necesitaba ayuda, tanto material, que pedía a grandes personalidades del momento; como de personas que se sintieran implicadas en la labor y que prestaran sus manos y sus corazones para trabajar con él codo con codo: Angulo, Pedro de Velasco, Antón Martín, Dominico Piola,...y tantos otros fueron los primeros en sentirse llamados y en volcarse de manera altruista en lo que hoy es la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios.

Hoy en día el reto del voluntariado para el siglo XXI es vivir y acompañar a los Hermanos en las actuaciones y actividades que se realizan en los centros; es mantener vivo ese espíritu, para seguir centrados en la misión y mantener la fidelidad a la inspiración que es San juan de Dios. Será desde esa identificación como Familia Hospitalaria desde la que podremos seguir dando vida a la Hospitalidad en el Mundo. ¿Nos sentimos los voluntarios llamados, no sólo a hacer el bien, sino a sentirnos parte de un proyecto que ya pensó San Juan de Dios hace 500 años y que debe mirar al futuro?

MONICIÓN DE ENTRADA

La Hospitalidad que nos dejó en herencia San Juan de Dios 'sigue vigente hoy en día'. En este día de la novena, a través del voluntariado, se pondrá de manifiesto el altruismo en la entrega hacia el más necesitado. A través de la experiencia del voluntariado podremos vislumbrar cómo las personas se van dejando tocar por San Juan de Dios. Y hasta, tal vez, nos sintamos invitados a ser voluntarios; al escuchar cómo San Juan de Dios, transforma vidas, y sale continuamente al encuentro de personas para que se impliquen con toda el alma, la mente y el corazón, en las acciones y actividades de la Familia de San Juan Dios.

Dia 3º "¿Qué pide hoy San Juan de Dios a los que evangelizan?"

( D. Santiago López Navarro )

Juan Ciudad experimentó en su vida que no sólo duele el cuerpo sino que también el alma necesita auxilio y cuidados. Desde ese convencimiento ofrec ió escucha, el alivio de la reconciliación y el bálsamo de los sacramentos a los que a su hospital llegaban. Los Hermanos de san Juan de Dios han tenido desde siempre la misión de llevar el Evangelio al mundo del dolor, de la necesidad y del sufrimiento porque saben que es fuente de Viday Esperanza.

Hoy en día Evangelizar es una tarea difiicil pero se sigue asumiendo como un reto, una realidad viva y dinámica y a la vez compleja que vertebra la vida de nuestros centros. Debemos "mantener viva en el tiempo la presencia dejesús de Nazaret, que pasó por el mundo haciendo el bien".

Se requiere hoy una pastoral creativa, adaptada a las diferentes realidades sociales y sanitarias y que se integren de manera profesionalizada en el dinamismo del centro. Así se consigue ofrecer una atención integral sin descuidar la atención espiritual. Hay que ir a Evangelizar a los "márgenes" , allí donde hay dificultad, porque es donde es más necesario el mensaje de esperanza. Pero es necesario actualizar las formas, hacer accesibles los lenguajes y favorecer la expresión religiosa de quienes tienen dificultades físicas o psíquicas.

Hoy en día el reto de la Evangelización está en que no sea sólo una responsabilidad exclusiva de los Hermanos de San Juan de Dios, sino que surjan creyentes laicos que quieran dar respuesta al mandato de todo bautizado de "id y predicad el Evangelio". Todos estamos llamados a ser discípulos de Jesús.

MONICIÓN DE ENTRADA

La Hospitalidad que nos dejó en herencia San Juan de Dios 'sigue vigente hoy en día'. En este día de la novena, descubriremos que el amor a Dios y amor al prójimo son inseparables, son un único mandamiento. Pero ambos viven del amor que viene de Dios, que nos ha amado primero. Y al descubrir esto es que somos capaces de convertirnos en evangelizadores, en personas que desean llevar el amor de Dios a todos los rincones, cada uno desde su propia realidad, y con diferentes estilos, uno de ellos es precisamente el de la hospitalidad, para sanar los corazones desgarrados de tantas personas afligidas.